Ácaros en gatos: prevención, tratamiento y cuidados

Los ácaros en gatos son parásitos que afectan la piel y los oídos de estos animales. Provocan síntomas como picor, caída del pelo y eccemas. Existen diferentes tipos de ácaros que pueden infestar a los gatos, como el ácaro del oído y el Demodex cati. El diagnóstico se realiza mediante pruebas específicas como el examen de pelos o el raspado de piel. El tratamiento varía según el tipo de ácaro e incluye medicamentos tópicos o administrados por vía oral. Es importante mantener la higiene del gato y su entorno para prevenir reinfestaciones.

Sigue leyendo para saber qué hacer si sospechas que tu gato tiene una infestación de ácaros.

Tipos de ácaros en gatos

Ácaro del oído (Otodectes Cynotis)

El ácaro del oído, científicamente conocido como Otodectes Cynotis, es uno de los parásitos más comunes que afecta a los gatos. Estos ácaros se alojan en el canal auditivo externo y se alimentan de los tejidos del oído. La infestación por ácaros del oído puede causar síntomas como picor intenso, sacudidas de cabeza y secreción oscura y cerosa en el oído del gato. Es altamente contagioso y puede propagarse fácilmente a otros animales en el hogar.

Ácaro de la piel (Demodex Cati)

El ácaro de la piel, conocido como Demodex Cati, es un tipo de ácaro que habita en los folículos pilosos de la piel del gato. Normalmente, los gatos tienen una pequeña cantidad de estos ácaros en su piel sin que esto les cause ningún problema.

Sin embargo, en algunos casos, pueden multiplicarse en exceso y provocar una infestación. Los síntomas de infestación por ácaros de la piel incluyen pérdida de pelo, enrojecimiento de la piel y picor. Esta infestación es más común en gatos con sistemas inmunológicos debilitados.

acaros gato
Infestación avanzada de ácaros desde el ojo hasta el oído de un gato

Otros tipos de ácaros en gatos

Además del ácaro del oído y el ácaro de la piel, existen otros tipos de ácaros que afectan a los gatos. Algunos de ellos incluyen: 

  • Ácaro de la cosecha: Estos ácaros son comunes en los meses cálidos y se alimentan de las células muertas de la piel del gato. Pueden causar picor y enrojecimiento de la piel.
  • Caspa ambulante: Estos ácaros viven en la superficie de la piel y se alimentan de los residuos de piel. Aunque no son parásitos perjudiciales, en grandes cantidades pueden causar irritación y picor.
  • Demodex cati: Además de ser un ácaro común en los folículos pilosos de la piel, también puede afectar los oídos de los gatos. Su infestación puede desencadenar síntomas como picazón intensa y presencia de costras.

¿Qué son los ácaros?

Los ácaros son pequeños artrópodos pertenecientes a la clase Arachnida. Se trata de unos insectos microscópicos que pueden parasitar a los gatos y causar diferentes problemas de salud. Tienen una forma redondeada u ovalada y suelen ser de color claro o transparente.

Características y ciclo de vida de los ácaros

Los ácaros tienen un cuerpo cubierto por una cutícula, que les proporciona protección y les permite retener la humedad necesaria para sobrevivir. Además, en su cuerpo cuentan con varias filas de pelos o cerdas.

El ciclo de vida de los ácaros consta de varias etapas: huevo, larva, ninfa y adulto. El desarrollo completo puede variar según la especie y las condiciones ambientales, pero en general, los ácaros se reproducen rápidamente y pueden completar su ciclo en poco tiempo.

Formas de transmisión de los ácaros en los gatos

Los ácaros en gatos se transmiten principalmente por contacto directo con otros animales infestados. Esto puede ocurrir durante el juego, el apareamiento o incluso al compartir espacios de descanso. También es posible que el gato entre en contacto con ácaros presentes en el entorno, como en la cama o el rascador.

Además, los ácaros del oído pueden transmitirse de gato a gato a través del contacto cercano y directo, como el roce de las orejas. En algunos casos, también pueden transmitirse a otros animales domésticos. También es común ver ácaros de la sarna en perros, aunque es más habitual ver una infestación de ácaros en gatos.

como se contagian los gatos de acaros

Consecuencias de la infestación de ácaros en gatos

La infestación de ácaros en gatos puede causar diversas consecuencias negativas para la salud del animal. Estos parásitos se alimentan de la piel y los tejidos del gato, lo que puede causar picor intenso, inflamación, pérdida de pelo e incluso infecciones secundarias.

Además, algunos ácaros, como el ácaro del oído, pueden provocar otitis externa parasitaria, inflamando el conducto auditivo y causando dolor y molestias en el gato.

Síntomas y diagnóstico de ácaros en gatos

Picor, caída del pelo y otros síntomas

La presencia de ácaros en gatos suele manifestarse a través de diversos síntomas. El más común es el intenso picor en diferentes partes del cuerpo, lo cual lleva al gato a rascarse de forma persistente. Además, puede haber una notable caída del pelo, eccemas y costras en la piel.

Es importante tener en cuenta que estos síntomas pueden variar según el tipo de ácaro que afecte al gato. Por ejemplo, el ácaro del oído (Otodectes Cynotis) genera también síntomas relacionados con la otitis externa, como sacudidas frecuentes de cabeza, enrojecimiento o inflamación del canal auditivo y presencia de secreciones oscuras similares al color del café molido.

Otro tipo de ácaro común en gatos es el ácaro de la piel (Demodex Cati), el cual puede provocar una pérdida más localizada del pelo, especialmente en las áreas de la cara y las patas.

Pruebas específicas para diagnosticar ácaros en gatos

Para realizar un diagnóstico certero de ácaros en gatos, es necesario recurrir a pruebas específicas. Una de las más utilizadas es el examen de pelos, en el cual se busca la presencia de los ácaros o sus huevos mediante la observación microscópica.

Otra prueba común es el raspado de piel, en la que se toma una pequeña muestra de la piel afectada y se examina en busca de ácaros o sus restos.

En algunos casos, puede ser necesaria una exploración más profunda, como la otoscopia, para identificar la presencia de ácaros del oído y evaluar el estado de los conductos auditivos.

La importancia de acudir al veterinario para un diagnóstico adecuado

Ante la sospecha de que tu gato pueda estar infestado con ácaros, es fundamental acudir a un veterinario para un diagnóstico adecuado. El veterinario realizará las pruebas pertinentes y podrá identificar el tipo de ácaro presente en el gato, lo cual es esencial para determinar el tratamiento más adecuado.

Es importante destacar que el autodiagnóstico o el uso de remedios caseros pueden no ser efectivos y, en algunos casos, pueden empeorar la situación. Por eso, es recomendable seguir las indicaciones del profesional veterinario, quien recetará los medicamentos apropiados y brindará pautas específicas para el cuidado y la prevención de futuras infestaciones.

Tratamiento y cuidados para gatos con ácaros

Medicamentos tópicos y administrados por vía oral

Una vez diagnosticada la infestación de ácaros en gatos, el veterinario determinará el tratamiento más adecuado para combatirlos. En muchos casos, se recetarán medicamentos tópicos que se aplican directamente sobre la piel del gato para eliminar los parásitos.

Estos medicamentos suelen ser en forma de lociones, sprays o champús especiales que contienen principios activos capaces de eliminar los ácaros. Es importante seguir las indicaciones del veterinario y aplicarlos correctamente, siguiendo las pautas de uso y las dosis recomendadas.

En otros casos, se pueden recetar medicamentos administrados por vía oral. Estos suelen ser comprimidos o jarabes que contienen sustancias antiparasitarias, capaces de eliminar los ácaros desde dentro del organismo del gato. Es importante administrar la dosis correcta según el peso y seguir el tratamiento completo para garantizar la efectividad del mismo.

Mantenimiento de la higiene de los oídos y el entorno del gato

Además del tratamiento con medicamentos, es esencial mantener una buena higiene en los oídos del gato y en su entorno para prevenir reinfestaciones y garantizar una recuperación completa.

Para limpiar los oídos del gato, se pueden utilizar productos específicos recomendados por el veterinario. Se deben seguir las instrucciones de uso y utilizar solo productos adecuados para no causar daños en los oídos del felino. La limpieza regular de los oídos ayuda a eliminar los ácaros y a evitar la acumulación de cerumen y suciedad.

Asimismo, se debe prestar atención a la limpieza del entorno en el que el gato pasa la mayor parte del tiempo. Lavar la ropa de cama, aspirar y limpiar regularmente el hogar ayudará a reducir la presencia de ácaros y evitar nuevas infestaciones.

tratamiento gatos chinches

Prevención de reinfestaciones y cuidados en el hogar

Una vez que el gato ha sido tratado y ha eliminado los ácaros, es importante tomar medidas para prevenir nuevas infestaciones y mantenerlo protegido.

Para evitar reinfestaciones, se recomienda el uso de pipetas o collares antiparasitarios que previenen la aparición de ácaros y otros parásitos. Estos productos actúan como barrera y protegen al gato durante un período determinado de tiempo.

Además, es fundamental mantener una buena higiene en el hogar. Lavar regularmente las mantas, camas y juguetes del gato en agua caliente y aspirar el suelo y los muebles ayudará a reducir la presencia de ácaros en el entorno.

Siguiendo estas medidas de prevención y cuidados, es posible mantener a nuestro gato libre de ácaros y garantizar su salud y bienestar.

Preguntas frecuentes sobre ácaros en gatos

En esta sección, responderemos a algunas de las preguntas más comunes relacionadas con los ácaros en gatos, brindando información clave para comprender mejor esta problemática y cómo abordarla adecuadamente.

¿Son habituales los ácaros en los gatos?

Sí, los ácaros pueden ser bastante comunes en los gatos. Según un estudio realizado en un centro de atención veterinaria gratuito en Durán, Ecuador, se encontró que una variedad de ácaros puede infestar a los gatos y causar una condición conocida como acariasis.

Esta condición puede provocar prurito intenso, inflamación, costras y eritemas en la piel del animal (Moreno & Yagual, 2023).
En este estudio, se recolectaron muestras de 71 felinos y se encontró una prevalencia de ácaros de Otodectes cynotis del 8,45% y de Notoedres cati del 1,4%. En general, se determinó una prevalencia del 9,85% para acariasis felina en los gatos atendidos en el centro (Moreno & Yagual, 2023).

¿Pueden los ácaros afectar a otros animales, como perros?

Los ácaros que afectan a los gatos son específicos de esta especie y no suelen transmitirse directamente a otros animales, como perros. Sin embargo, en casos excepcionales, es posible que algunos tipos de ácaros puedan afectar a diferentes especies de animales. En cualquier caso, si sospechas que tu gato tiene ácaros, es fundamental acudir a un veterinario para un diagnóstico preciso y un tratamiento específico.

¿Cómo se realiza el tratamiento de los ácaros en los oídos?

El tratamiento de los ácaros en los oídos de los gatos se realiza mediante medicamentos específicos recetados por un veterinario. Estos medicamentos suelen ser administrados en forma de gotas o lociones tópicas que deben aplicarse directamente en el conducto auditivo del gato. Es fundamental seguir las indicaciones del veterinario y completar el tratamiento en su totalidad, incluso si los síntomas desaparecen antes, para asegurar la eliminación efectiva de los ácaros.

¿Es posible detectar los ácaros a simple vista?

Los ácaros en gatos son microscópicos y no son visibles a simple vista. Sin embargo, los síntomas que presentan los gatos infestados, como el picor, la caída del pelo y las costras en la piel, suelen ser indicativos de su presencia. Para confirmar el diagnóstico y determinar el tipo de ácaro presente, es necesario realizar pruebas específicas, como el examen de pelos o el raspado de piel, bajo la supervisión de un veterinario.

¿Existen remedios caseros para tratar los ácaros en gatos?

Aunque existen algunos remedios caseros para tratar los ácaros en gatos, como la maceración de ajo con aceite de oliva o el aceite esencial del árbol del té, es importante tener en cuenta que estos métodos no han sido probados científicamente y pueden no ser efectivos. Lo más recomendable es seguir el tratamiento recetado por un veterinario, ya que los medicamentos específicos son más seguros y eficaces para combatir la infestación de ácaros y proteger la salud de tu gato.

Artículos relacionados