Ácaros de la sarna en perros: causas, síntomas y tratamiento

La sarna en perros es una enfermedad dermatológica causada por ácaros que afectan la piel del animal. Se clasifica en varios tipos, como la sarna sarcóptica, cheyletielosis y demodécica, cada una con sus propios síntomas y tratamientos. Los perros infectados pueden experimentar picor intenso, pérdida de pelo, enrojecimiento y formación de costras en la piel

El tratamiento implica el uso de medicamentos antiparasitarios recetados por el veterinario y en casos específicos, fortalecer el sistema inmunológico. La prevención incluye mantener una buena higiene, revisiones veterinarias regulares y evitar el contacto con perros infestados.

¡Sigue leyendo! En este artículo conocerás más a fondo este problema: Los tipos de sarna, síntomas, tratamiento y prevención.

Los ácaros causan la sarna en los perros

La sarna en perros es causada por una infestación de ácaros. Estos arácnidos son parásitos externos que pueden ser transmitidos de un animal a otro a través del contacto directo, o incluso indirectamente a través de objetos que el animal infectado haya tocado, como camas para perros, mantas o juguetes.

Los ácaros de la sarna son increíblemente pequeños, casi imperceptibles al ojo humano. Al infectar a un perro, estos ácaros excavan túneles en la capa externa de la piel del animal, donde depositan sus huevos. Este proceso causa intensa picazón y malestar en el perro, lo que a su vez puede provocar rascado excesivo y pérdida de pelo.

Es importante recordar que si sospechas que tu perro puede tener sarna, debes buscar atención veterinaria inmediatamente. El veterinario realizará pruebas para confirmar la presencia de ácaros y recomendará un plan de tratamiento adecuado.

Tipos de sarna en perros

La sarna en perros es una enfermedad dermatológica que puede presentarse en diferentes formas. A continuación te describimos los principales tipos de sarna que afectan a los perros:

Sarna sarcóptica: contagio, síntomas y tratamiento

La sarna sarcóptica es una forma altamente contagiosa de sarna en perros. Se propaga fácilmente a través del contacto directo con perros infectados o objetos contaminados. 

Puede transmitirse a otros animales e, incluso, a los seres humanos. Los síntomas de la sarna sarcóptica incluyen picor intenso, pérdida de pelo, enrojecimiento y formación de costras en la piel. Para tratar esta forma de sarna, se requiere la prescripción de medicamentos antiparasitarios por parte del veterinario.

Cheyletielosis: contagio, síntomas y tratamiento

La cheyletielosis es otra forma de sarna en perros que también es contagiosa. Afecta principalmente a perros jóvenes y los síntomas incluyen picor intenso, pérdida de pelo y formación de costras en la piel. Esta enfermedad se puede tratar mediante la aplicación de productos antiparasitarios, que ayudan a eliminar los ácaros causantes de la sarna.

Sarna demodécica: características, diagnóstico y tratamiento

La sarna demodécica no es contagiosa y suele afectar a perros con un sistema inmunológico debilitado. Esta forma de sarna puede ser localizada o generalizada y se diagnostica mediante un raspado cutáneo.

El tratamiento de la sarna demodécica implica fortalecer el sistema inmunológico del perro y eliminar los ácaros. Es importante destacar que el tratamiento debe ser prescrito por un veterinario y adaptado a cada caso específico.

acaros sarna perros
Sarna demodécica

Síntomas de la sarna en perros

La sarna en perros se manifiesta a través de diversos síntomas en la piel del animal. Estos síntomas pueden variar según el tipo de sarna que presente el perro. A continuación, detallaremos los síntomas más comunes relacionados con la sarna en perros:

Picor intenso y pérdida de pelo

Uno de los signos más característicos de la sarna en perros es el picor intenso en la piel. El perro afectado se mostrará incómodo y se rascará constantemente en un intento de aliviar el malestar. Además, se observa una notable pérdida de pelo en las áreas afectadas. El pelaje puede volverse opaco y frágil, incluso llegando a formar parches de calvas en algunas zonas del cuerpo.

calva por acaros de la sarna perro

Enrojecimiento, formación de costras y heridas en la piel

El enrojecimiento de la piel es otro síntoma común de la sarna en perros. Las áreas afectadas pueden presentar un color rojizo debido a la inflamación causada por los ácaros. Además, se pueden formar costras o escamas en la piel afectada, que pueden resultar secas o húmedas dependiendo del tipo de sarna. Las costras pueden desprenderse y dejar expuestas heridas, aumentando así el riesgo de infecciones secundarias.

Es importante tener en cuenta que los síntomas pueden variar en intensidad y localización según el tipo de sarna que presente el perro. Por tanto, ante cualquier sospecha de sarna, es fundamental acudir al veterinario para un diagnóstico adecuado y un plan de tratamiento específico.

Tratamiento de la sarna en perros

El tratamiento de la sarna en perros varía dependiendo del tipo de sarna presente en el animal. A continuación explicaremos los distintos enfoques de tratamiento para cada tipo:

Medicamentos antiparasitarios recetados por el veterinario

En el caso de la sarna sarcóptica y de la cheyletielosis, se suelen prescribir medicamentos antiparasitarios específicos para combatir la infestación de ácaros en la piel del perro. Estos medicamentos pueden ser administrados en forma de tabletas o mediante la aplicación de soluciones o champús en la piel del animal.

Productos antiparasitarios para la cheyletielosis

En el caso de la cheyletielosis, además de los medicamentos antiparasitarios, también se utilizan productos especiales diseñados para eliminar los ácaros de la piel del perro. Estos productos suelen ser en forma de aerosoles o sprays y deben ser aplicados siguiendo las indicaciones del veterinario.

Fortalecimiento del sistema inmunológico y eliminación de ácaros en la sarna demodécica

En el caso de la sarna demodécica, el tratamiento se centra en fortalecer el sistema inmunológico del perro para combatir la infestación de ácaros. Se utilizan medicamentos que ayudan a fortalecer el sistema inmunológico, como suplementos vitamínicos y cambios en la alimentación. Además, también se recomienda la eliminación de los ácaros mediante baños medicados y la limpieza regular del entorno del perro para evitar su reinfestación.

Es importante destacar que el tratamiento de la sarna en perros debe ser administrado de manera cuidadosa y siguiendo las indicaciones del veterinario, ya que el uso inadecuado de productos antiparasitarios puede tener efectos adversos en la salud del animal. Asimismo, es fundamental completar el tratamiento según lo prescrito, incluso si los síntomas desaparecen antes de finalizarlo, para asegurar una eliminación completa de los ácaros y evitar posibles reinfestaciones.

tratamiento acaros sarna en perros

Prevención de la sarna en perros

Mantener una buena higiene

Una de las medidas más importantes para prevenir la sarna en perros es mantener una buena higiene. Esto incluye bañar regularmente a nuestro perro con productos adecuados para su piel y pelaje. Es importante utilizar champús y jabones antiparasitarios recomendados por el veterinario, ya que ayudan a eliminar los ácaros causantes de la sarna. Además, es fundamental mantener limpia la zona donde vive el perro, limpiando y desinfectando su cama, juguetes y utensilios regularmente.

Revisiones regulares en el veterinario

Otra medida preventiva clave es realizar revisiones regulares en el veterinario. Estas visitas permiten detectar cualquier signo temprano de sarna o de otros problemas dermatológicos en el perro. El veterinario realizará un examen completo de la piel y, si es necesario, realizará pruebas específicas para detectar la presencia de ácaros. Además, el veterinario brindará pautas específicas de cuidado y prevención para mantener a nuestro perro sano y libre de sarna.

Evitar el contacto con perros infestados

Evitar el contacto con perros infestados es otra medida esencial para prevenir la sarna. Si sabemos que hay perros en nuestra comunidad o entorno que tienen sarna, es importante evitar el contacto directo con ellos y con objetos que puedan estar contaminados, como sus juguetes o camas. Si llevamos a nuestro perro a lugares públicos, debemos estar atentos y evitar que tenga contacto cercano con perros desconocidos o sospechosos de estar infestados. Además, es fundamental seguir las recomendaciones del veterinario en cuanto a las áreas en las que nuestro perro puede pasear y relacionarse con otros animales.

Artículos relacionados